Buscar la perfección en todo, ¿un error o un acierto? | portafolio blog

Buscar la perfección en todo, ¿un error o un acierto?

- Publicidad -

escribir_en_blogs_tematicos.jpgHace unos dí­as escribí­ un post que se titulaba: 15 razones por las que la productividad se reduce mientras trabajamos, el cual trataba temas relacionados a la cultura tecnológica que todos vivimos actualmente y no atendemos del todo nuestras tareas diarias…
De alguna manera, ser un perfeccionista produce una histeria desesperante que nos crea la idea, la intención (y el deber), de hacer todo adecuadamente y, corregir las ideas, los proyectos…, rehacer, borrar, corregir de nuevo y, la frustración llega cuando después de 3 mil vueltas, nos damos cuenta que ha pasado el tiempo y no hemos conseguido las metas perseguidas…
Creo que este ha venido a ser el problema que nos ha llevado a retrasar algunas cosas en la empresa…, sobre todo el tratar de crear algo y finalmente darnos cuenta que está bien, pero (porque los”peros” son de rigor), no estar del todo satisfechos y volver a empezar para mejorarla…

Buscar la perfección en todos nuestros proyectos es bueno, pero no como la máxima ideal para ejecutar la construcción de un proyecto, sino más bien como una frecuencia motivante que nos obliga a ser mejores cada dí­a y sacar producir lo mejor de nosotros mismos en cada cosa que hacemos…
Con esto quiero decir que ser un perfeccionista es bueno, pero no en dosis elevadas y mucho menos como ideal de vida… Más que nada porque el tiempo perdido jugará en nuestra contra tarde o temprano…

Consejos para evitar ser victimas del perfeccionismo:
1. Fijar fechas de entrega semanales, quincenales o mensuales, según sea de extenso el proyecto y, independientemente si trabajas en equipo o en solitario…
2. Fijar un dí­a a la semana (si se trabaja en equipo) para reunirse con los colaboradores, ya sea por Mensajerí­a Instantánea o en persona (si es personal mucho mejor) para tratar temas relacionados al proyecto y sugerir ideas y mejoras…, estas juntas que tengan un carácter informal, pero que puedan servir de retroalimentación y guí­a para corregir fallos
3. Delegar responsabilidades entre todos los participantes y, evitar (si tu eres el director del proyecto) involucrarte en el trabajo de los demás, o sea tu haz tu trabajo y supervisa…, si alguien hace algo mal, dí­selo, enséñale, muéstrale…, pero no hagas su trabajo…
4. Una vez terminado el proyecto muéstrenlo y háganlo publico, y establezcan un periodo de pruebas (un mes o dos son suficientes), si hay fallas o faltan algunas cosas, se irán corrigiendo con el tiempo y seguramente habrá gente interesada en participar… (Para eso existen los términos alpha y beta en los proyectos web)…
5. No abandones el proyecto por otro, hazlo crecer, busca gente que pueda encargarse y luego entonces continúa con otra cosa…

Como ya dije, la perfección es muy buena, pero en dosis moderadas… Este es un error muy común que cometemos algunos emprendedores, y que deberí­amos tratar de evitar…

- Publicidad -

Posts Relacionados

Autor: Miguel L. Romero Director creativo de Portafolio Editorial (que actualmente está sufriendo cambios muy positivos) que entre proyectos, tanto dedicados para la Web como otros que están enfocados un poco más a la literatura, la música y el arte, se consume el tiempo... Blog Personal: Lormik. Twitter: Tripulante.

6 Comentarios

  1. Pablo says:

    Excelente post, lo voy a tener en cuenta. Sobre todo el punto 5. No creo que en mi caso pase por un abandono sino por querer abarcar mas de lo que realmente puedo, sera cuestion de organizacion. Abrazo!

  2. SpamLoco says:

    Muy buenos los consejos. Pero al ver la foto no puedo evitar pensar y comentar: ”dónde está el hombre que le tiene que hace un masaje en los hombros a esa señorita estresada?”.

    Nada de ”estreses” que sólo se vive una vez :-).e

  3. Perfección says:

    [...] Via: Portafolio [...]

  4. Muchas gracias por sus comentarios Ale y Pablo…, de verdad, muchas gracias…

  5. [...] Links Portafolio La perfección [...]

  6. Oscar says:

    Ser perfecto solo vale para cuando tienes una responsabilidad o algún proyecto que realizar. En mi caso la perfección es intentar corregir algo que veo que los demás hacen mal, en un trabajo que nos afecta a todos. Para mi calidad y cantidad no son compatibles. Un saludo.

Responder entrada